¿Hay sexo después del matrimonio? de Esther Porta

“Porque una vez que alcanzas el orgasmo y te encuentras en ese nirvana tan particular al que te han transportado las endorfinas, te alegras un montón de haberte despojado del camisón y de haber sucumbido a la pasión. Pero, claro, una hora antes, cansada, sin ganas de nada lo de mandar mensajes tipo “Hoy quiero sexo”, cambiar el sonsabido beso o palmadita de buenas noches por sensuales insinuaciones, esperar a que él se ponga a tono, te parecería más costoso que escalar el Everest. Vaya que es una de tantas cosas, que al final recompensa, como escalar el Everest, supongo” Página 43

“-Tras realizar las pruebas, hemos llegado a la conclusión de que lo que le ocurre a usted es que tiene alergia al polvo.-No, doctor, yo, más que alergia, lo que tengo es nostalgia” Página 46

“Todas llevamos un Barenboim dentro y un tono fuera de ídem nos afecta tanto como al insigne director. Esto a los chicos les descoloca una barbaridad. A su ya comentado nulo radar para la comunicación no verbal se añade la incapacidad para discernir tono, matices… Y entre éstos, las indirectas, las interpretaciones literales de lo expuesto y una largo etcétera se termina, como sañalábamos al principio, en una gran bronca.” Página 66

“[…][L]as probabilidades de ligar una noche eran inversamente proporcionales a que estrenases ropa interior sexy, te hubieras depilado, perfumado y alicatado hasta el techo. La vida es así.” Página 72

“La paradoja de los celos es que no gana nadie: sufre quien los siente y el objeto de dicha pasión.” Página 113

“En fin, que, como decía Woody Allen, masturbarse es hacer el amor con la persona que más quieres, y, con respecto a otras prácticas sexuales, tiene un montón de ventajas: se aprende a conocer el propio cuerpo, a saber dónde te gusta que te toquen y qué es lo que más te excita… lo cual no sólo está bien porque el saber no ocupa lugar, sino que, cuando compartes juegos eróticos, puedes darle un mapa a tu pareja para que vaya a tiro hecho. En cierto modo no deja de ser un entrenamiento para futuros encuentros sexuales: se puede aprender a controloar el orgamos, se perfeccionan las técnicas manuales… Si has tenido bronca con el jefe, no tienes un duro, has pisado una mierda y andas un poco estresado, puede ser una válvula de escape, mejor desde luego que tomarte cinco whiskies. Se ve la vida de otro modo y se queda uno mucho más relajado.” Página 174

“El deseo sexual, como el hambre, se satisface, se sacia y también se debilita con la rutina y la repetición. Además, cambia en cada periodo de vida, se atenúa con la edad y sufre transformaciones.” Página 216

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bookrings-Bookrays, Fragmentos, Lecturas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s