Taitantas palabras (IV)

Ya no hay lágrimas.
El torreón antes era mi lugar favorito para esconderme cuando Arturo me perseguía con su caballo. Me decía que como era mujer no podía montar, me empeñé y aprendí, en las cuadras, gracias al paje de mi padre (que por cierto me miraba mucho al pecho cuando practicábamos el trote). Nunca se lo demostré, a Arturo digo, lo bien que montaba y todo lo que llegaba a correr. Una noche me escapé y recorrí con la melena suelta el puente que nos separaba de la aldea…
Nadie se enteró.
Si lo hubiesen sabido, hubiese tenido que esconderme en el torreón, otra vez, cerca de la alcoba de mi madre, bajo las escaleras como hacía cuando era pequeña.
No he vuelto a llorar desde que llegué al convento. La habitación es fría y no hay un colchón cómodo. Algunas noches el suelo me parece más confortable, a pesar de su dureza. Creo que también mi corazón ha dejado de ser blando.
Ya no hay lágrimas y la R de mi nombre empieza a sonar con más furia… MORGANA
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Friki-friks, Juegos, Vida becera. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Taitantas palabras (IV)

  1. Agata dijo:

    Qué bonito.Ya veía a Morgana trotando con esos vestidos de la Edad Media tan bonitos.Y he visto,que después de tener que esconderse para hacer lo que le gustaba,un cambio en su actitud.Como diciendo,basta.Aquí estoy yo…Vanlat es muy envolvente tu relato.Espero que siga más…

  2. Vanlat dijo:

    Gracias Agata, por los comentarios las visitas y lo atenta que pareces estar a cada cambio en mi blog. Un placer leerte siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s