Píldoras azules

Autor: Frederik Peeters
Título: Píldoras azules
Editorial: Astiberry (web)
Páginas: 200
ISBN: 9788496815063
PVP: 16 €
Año de publicación: 2003
Regalo de cumpleaños.

Me parece sublime el comentario de Antoni Guiral, así que tal cual copio y pego desde tebeosfera:

Brutal. Un mazazo a la conciencia.
Da igual lo que uno u otro pueda escribir sobre este libro. Leerlo es vivirlo, y con Píldoras azules, como con cualquier pieza de arte que conmueve, se remueven muchas cosas.
Peeters, no un recién llegado pero joven como autor, utiliza el género autobiográfico con una ética privada, como todas; valiente, dispuesto a compartir, a desnudarse, para que todos, de alguna manera, podamos reconocernos. Comparte un retazo de su vida, uno de ésos que en otras manos acaba en folletín degradado, explotando sentimientos básicos; Peeters no cede a la moralina, no quiere dar ejemplo, sólo busca preguntas y respuestas, y vive. En esencia, Píldoras azules es la historia de amor entre un joven dibujante de tebeos y una mujer afectada por el virus de inmunodeficiencia adquirida, como su hijo de tres años. Peeters relata cómo vive en ello y con ello, su relación con la mujer, con el niño, con un médico que comparte su sentido de la humanidad con las máximas de Hipócrates. Nos explica su historia desde dentro, desde la intimidad de su conciencia; dibuja lo que siente, no lo que ve. Y no se lo pone fácil: los saltos temporales, las imágenes surrealistas, la narración sincopada, todo compone un puzzle que encaja. Encaja porque para Peeters es tan importante el qué se cuenta como el cómo se cuenta. Su pincel es a veces suave, a veces incómodo; su grafismo expresionista se torna impresionista cuando la historia lo requiere. Sus personajes son tan quebradizos como su vida interior. A Peeters nunca le ha interesado el lucimiento, sino el servicio a la historia, y en Píldoras azules lleva esa máxima a un extremo, un extremo que permite al lector no “entrar” en la historia sino “estar” en la historia.
En literatura, el naturalismo es una corriente tan compleja como aceptada. En historieta, el naturalismo es casi imposible. La hipótesis de la enfermedad como producto del deterioro y la distorsión de las estructuras sociales es difícil de encajar en viñetas. Extraer de la vida ambientes, detalles, palabras, conversaciones o sentimientos y plasmarlos en viñetas para hacerlos reales sólo está al alcance de algunos. De su voluntad, claro, pero también de su pericia. Peeters no parece un autor joven, en el sentido del dominio de la técnica y su aplicación. Tampoco la reinventa o la experimenta, sencillamente demuestra haberla reflexionado lo suficiente como para descomponerla y volverla a fusionar, poniéndola al servicio de un acto íntimo que se quiere comprensible. Que la historieta es un medio ya adulto es cosa sabida; Peeters no hace más que confirmarlo.
Cualquier forma de comunicación necesita de un tiempo para su desarrollo. La historieta es, todavía, relativamente joven. Apenas estamos entrando en la edad adulta. Pero recordemos que la esencia de la historieta es explicar historias; tal vez por eso, en este mar de mediocridad que nos salpica, encontrarse con un tebeo como Píldoras azules es recordar. Recordar que hay autores que sí tienen cosas que contar y que saben hacerlo. Recordar que podemos permitirnos el lujo de adjetivar con palabras como “madurez” o “excelencia” ciertas historietas. Recordar que los cómics no sirven sólo, que también, para llenar el ocio, sino que pueden hacernos replantear muchas cosas e incidir en nuestras vidas. Píldoras azules es un ejercicio entre naturalista y metalingüístico que admite todos estos recordatorios. Es un ejemplo perfecto de tebeo para mentes adultas, en el sentido de búsqueda, inquietud, reflexión y abertura de mente que esa palabra supone.
Pero, creedme, con un libro como éste de nada sirven, insisto, críticas o reseñas. Sólo un consejo: hay que leerlo.

«Me siento… relajado… tranquilo… Abierto a lo que sucede fuera de mi bóveda craneal…» (viñeta 3 de la página 145 de Píldoras azules).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cómic-Novela gráfica, Comentarios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Píldoras azules

  1. Pingback: Soy una becera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s