El club de los faltos de cariño de Manuel Leguineche

Viajar
[…]
10. En todos los países hay algo que sobra, sus habitantes. Y sus ruinas históricas. Cualquier viaje sería fantástico si no fuese por el regreso. Quédate con la copla de Cervantes: “Tres cosas hacen los hombres discretos: letras, edad y camino.”
[…]
12. Nunca te quejes. Viajar es un curso de paciencia. No compares, amigo, no compares. Afila el sentido del humor y huye como de la peste de los principales monumentos de la ciudad. Haz que disminuyan los prejuicios y desfallezcan las convicciones propias. Aprende a dudar, un sano ejercicio. Y apréndete de carrerilla la alineación completa del Real Madrid o del Barça. Es el idioma universal.
Páginas 172-173

Cama
[…] “Juan Carlos Onetti dijo que sólo tienen derecho a la existencia las palabras que son mejores que el silencio.
Estamos indefensos ante el elogio.”
Página 219

Lágrimas
Estoy contraindicado para los fenómemos del cielo. De nuevo las lágrimas de San Lorenzo, que son lágrimas de la fugacidad del cielo o las lágrimas del olvido. Se me escapan siempre, lo mismo que eclipses y otras efemérides del firmamento. Luego me lo explican, es que la luminosidad de Madrid es muy fuerte. O la nubosidad nos lo ha ocultado.
Página 227

Comida
Me preguntan qué tipo de cocina me gusta: “Cuando las cosas saben a lo que son”, respondo.
Página 228

Pedro
[…]Hoy vivimos en el calor, pero antes era divertido, se hablaba de las matanzas, de los bailes caseros. A veces pasarlo mal da vida. Hoy están gordos, pero macilentos.
Página 233

Cambiar
Al principio quieres cambiar el mundo, luego todo lo que puedes cambiar es la cocina y las cortinas del baño.
Página 240

Los sesenta
Un amigo, casi un hermano, cumple los sesenta. Para los japoneses, esta edad, que uno dejó ya atrás, es el reanacimiento, el comienzo de una segunda infancia. De acuerdo con este rito le regalo un kimono rojo, lo que libera de las responsabilidades de la edad adulta.
Página 336

Agua
No hay nada más dócil, débil y suave en el mundo, al menos en apariencia, que el agua, pero nada ataca con tanta fortaleza y dureza como el agua.
Página 351

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bookrings-Bookrays, Fragmentos, Lecturas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s