La ciudad de los libros soñadores de Walter Moers

Retraducción de Miguel Sáenz


” […] Lo llamamos la Cámara de las Maravillas. No porque haya aquí ninguna maravilla sino porque no podemos dejar de maravillarnos de las cosas que hay.”

Página 240

“Es verdad, podríamos proceder del apestoso montón debasura de Subterrópolis, o de las retortas de libroquimistas locos y malvados…, pero la historia de los libros antiguos que revientan nos parece la más bonita.”
Página 270

No es el cerebro lo que determina nuestra conciencia. Es el estómago.”
Página 317

“Un día mi amigo contempló su imagen en el espejo. Vio lo perfectamente que el espejo imitaba sus muecas y contorsiones, la forma tan compleja en que copiaba la realida. Y pensó: quiero ser como ese ser del espejo. Quiero poder imita la vida tan bien como él. Quiero estar igualmente solitario.”

Página 339

“-El problema es que, para ganar dinero, ¡mucho dinero!, no necesitamos una literatura grandiosa e impecable. Lo que necesitamos es la mediocridad. Baratillo, chatarra, artículos producidos en serie. Más y cada vez más. Libros cada vez más gruesos y que no digan nada. Lo que cuenta es el papel vendido. Y no las palabras que hay en él.”
Página 352

“-¿Cómo es posible? -[…]-. Casi me he vuelto loco, no he entendido nada y lo he olvidado otra vez casi todo.
-Así ocurre siempre con los libros que exigen un esfuerzo.”
Página 381

“-¡No!-grité-. ¡No quiero! ¡No quiero irme de la Biblioteca […]! ¡Quiero quedarme aquí! ¡Por favor!
[…]
-¡No!-grité yo-. Sólo he leído una
fracción de ellos. No tenía la menor idea de que esos libros existieran. ¡Tengo que leerlos todos! ¡Todos!
-¿Sabes cuánto tiempo llevas en la biblioteca?”
Página 405

“Primero la lectura me había divertido, luego entusiasmado cada vez más, y finalmente agarrado. Sentía una fuerza que salía de aquellos libros convencionales, una energía que, al leer, se me contagiaba. Cuando había terminado de leer un libro, me sentía al mismo tiempo lleno y vacío. Debía sentir sin falta más energía de aquélla, y tan deprisa como fuera posible. De manera que cogía el libro que tenía más a mano.”
Página 407

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bookrings-Bookrays, Fragmentos, Lecturas, Novela-Relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s